jueves, 16 de mayo de 2013

Manejo de la información financiera


 Daniel Hernández Larragoiti 

Manejo de la información financiera

La confianza tiene distintos significados, pero lo principal es saber que es antónimo de defraudar. En cualquier empresa la información que posee es privada, ya que algún mal manejo de esta información puede traer consigo graves consecuencias, como fraudes, plagio o algún tipo de robo, gracias a la ley de protección de datos en México las empresas pueden tener mayor seguridad con la información que manejan. El tener acceso a la información financiera no da derecho a poder distribuirla o utilizarla con un fin de lucro, es saber que si alguien confía en el trabajo que realizas lo hace porque eres capaz de lograr mejores resultados, lo que en el futuro podrá crear un mejor futuro laboral como contador o empleado con acceso a la información financiera. En el siguiente ensayo se hablará de la manera en que es necesario tratar a la información financiera que se confíe, además de darnos cuenta que el hecho de lucrar por medio de dicha información puede traer grandes consecuencias que podrían repercutir en la prosperidad del futuro profesional de quien viole los derechos de la empresa en cuanto a su privacidad.
La información financiera es de las partes más importantes de una empresa, ya que en ella se muestran cada uno de los movimientos que se realizan, esta información posee gran valor no sólo monetario sino que también podría llevar al quiebre de la organización, es por esto que un mal manejo puede llegar a traer consigo fraudes no sólo de las personas que la manejan sino también de personas fuera de esa área que quieren obtener algún beneficio lucrando o alterando dicha información algunas veces los malos manejos no son intencionales sino que pudieron ser debidos a algún error del cual no se llegó a percatar pero que también puede llegar a repercutir en la estabilidad del negocio. Tan sólo en el 2010 el 15% de los fraudes fue cometido por miembros de la Alta Dirección de las empresas, frente al 54%  cometido por personal operativo y el 31% cometido por niveles gerenciales (Encuesta de fraude en México 2010).
“La ética profesional es el conjunto de reglas de naturaleza moral que tienden a la realización del bien, en el ejercicio de las actividades propias de la persona física que se dedica a una profesión determinada” (Olmeda, 2007, p.145). La ética profesional puede variar en términos específicos con cada profesión, dependiendo del tipo de acción que se lleve adelante y de las actividades a desarrollar. Sin embargo, hay un conjunto de normas de ética profesional que se pueden aplicar a grandes rasgos a todas o a muchas de las profesiones actuales. La ética profesional también puede ser conocida como deontología profesional. Dicha ética permite trabajar en una organización con la seguridad de que se conservará la confianza de las personas con las que se labora ya que día con día  se fomentarán y demostrarán los valores con los que se cuenta, además permite trabajar en un ambiente estable con la certeza de que la actividad que se realice contará con las expectativas que se  tienen del empleado, porque una marca distintiva de la profesión contable es la aceptación de su responsabilidad de servir al interés público. Es así que la ética profesional es fundamental y necesaria, la mayoría de los valores con los que se cuenta provienen desde la infancia pero es necesario saber que los valores pueden aún desarrollarse en la edad adulta, para aprender algún valor es necesario practicarlo, la constancia y la perseverancia son la clave de cualquier aprendizaje en la vida.
En ciertas ocasiones lo que falla en un mal manejo de la información es que se llegue a tener un error no intencional que afecte y modifique la información, porque la responsabilidad que conlleva es demasiado importante, además algunos errores que parezcan pequeños pueden tener grandes consecuencias. Es por eso que el conocimiento debe de estar bien establecido y fundamentado, además de que si un problema de este tipo ocurre debe de tenerse la sinceridad necesaria para aceptar el error que se cometió. De esta manera se debe de ser una persona íntegra ya que “es esencial para los contadores, debido a que proporcionan información a usuarios que deben confiar en que ésta es correcta” (Horngren, Sundem, Stratton, 2007, p.30).
La honestidad es uno de los valores más fundamentales en este tema, ya que es la que ayuda a que el trabajo sea desarrollado con transparencia. La honestidad trae consigo varios valores, como la sinceridad, la justicia y la honradez; una persona honesta es capaz de realizar su trabajo sin necesidad de realizar algún fraude o un plagio, dicha persona por los valores con los que cuenta debe de ser capaz de evadir este tipo de antivalores y además demuestra que se puede confiar en él. Las personas tienen la capacidad de elegir si se hace el bien o no, así Cárdenas (2011) nos muestra que con el fin de explicar la oposición que algunas veces se da entre la razón cita a Aristóteles quien nos dice que “la virtud ética es un modo de ser relativo a la elección, y la elección es un deseo liberado, el razonamiento por esta causa, debe ser verdadero y el deseo recto, si la elección ha de ser buena, y lo que la razón diga el deseo debe perseguir”; así nos muestra que aunque se tenga el deseo de realizar alguna mala acción se debe poner siempre la razón sobre cualquier elección, esta razón basada en principios éticos. Como profesional es necesario practicar la honestidad no sólo con tus trabajos y responsabilidades sino también con todas las personas que te rodean. La transparencia va de la mano con la persona que maneja la información financiera, ya que no es necesario ocultar el trabajo que realice, claro que hay que tomar en cuenta que como organización privada la información debe de quedar dentro de la empresa.
Algunas veces existe un exceso de confianza en personas ajenas a la empresa y las personas que manejan esta información fundamental pueden llegar a comunicar a otros los movimientos dentro de la organización, lo que puede traer consigo un robo externo. En la actualidad los hackers, personas capaces de extraer información mediante el uso de la tecnología, son capaces de realizar fraudes muy potentes que pueden acarrear un sin número de problemas que conlleven a la bancarrota de la compañía; cabe mencionar que en nuestro país fue hasta el año de 1999 en que se incorporó a la legislación punitiva los delitos informáticos. Según informa el Instituto de la Judicatura Federal, Estados Unidos es el principal país que recibe más fraudes electrónicos de los cuales el 52% va dirigido a los clientes y el 48% directamente a la empresa. Es por eso que se debe tener en cuenta que la información debe de quedar dentro de la compañía y sobre todo con el personal que se encuentre capacitado para tener acceso a la información, así mismo el nivel de protección y tratamiento de los datos estará en función de la cantidad, uso y tipo de datos recabados.
La dignidad es un valor fundamental que distingue a cada ser humano como una persona, ya que gracias a ella se considera como un ser racional con la libertad de poder tomar sus propias decisiones las cuales pueden ser buenas o malas, pero dicha persona tendrá la capacidad de distinguir la diferencia, de esta manera si se obra mal, la persona podrá tener conciencia sobre sus acciones y tomar responsabilidad de ellas. Aquí también actúa la educación y la inteligencia con que las personas sepan manejar su propias acciones, además de mostrarnos siguiendo la teoría Kantina que cada persona es autónoma, libre y capaz de forjar su futuro profesional como cada quien desee sin la intervención de los ideales de otros, sino con las propias normas que cada persona se proponga. Gómez (2008) nos muestra la ética kantiana y la califica como autónoma, nos habla de la razón y la moral citándonos al propio Kant “Dos cosas llenan mi ánimo con siempre nueva y creciente admiración y respeto: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí”.
La responsabilidad que lleva el tener información financiera como contador es importante ya que el realizar un fraude financiero no sólo traerá consecuencias para la empresa sino que peligra la estabilidad laboral de quien lo realizó, como además lleva a cumplir una cierta condena por ser acusados de dicho robo, la pena máxima consiste en “prisión de tres a doce años y multa hasta de ciento veinte veces el salario mínimo, si el valor de lo defraudado fuere mayor de quinientas veces el salario(Código penal federal, art. 386), además se pierde la confianza que se tenía sobre el contador y la ética profesional que lo distingue en su labor.
Una persona sin ética es capaz de ser deshonesto, robar y falsificar información y aunque muchas veces se cuenten con los valores y la ética necesaria para desempeñar este trabajo, nunca están demás ciertas medidas que algunas empresas toman para prevenir el mal uso de la información financiera así “la tentación para cometer fraude disminuye si los contadores no manejan efectivo y los operadores no tienen acceso a los registros contables. En caso de que un empleado se encargue de ambas tareas puede malversar fondos y ocultar el delito mediante un asiento falso en los libros” (Horngre, 2004, p.228). Ya que el contador tiene acceso a toda la información financiera puede ser capaz de alterar los datos por ejemplo en los gastos, puede aumentarlos y quedarse con la cifra sobrante de la real, es así como en una empresa son necesarios los auditores quienes mantienen al tanto a los directores de una empresa si las cifras son reales y ayudan a evitar dichos fraudes.
Quizás es difícil saber en quien confiar, se arriesgan muchos intereses al confiar en una persona extraña para que maneje la información financiera de una organización, la confianza es una virtud y para Aristóteles la virtud es la condición que permite decir que una persona es valiente, justa y generosa; dicha confianza debe de ser mutua. En el caso de que sea uno mismo quien maneje la información, debe de conocerse que si te han entregado una gran responsabilidad lo mejor que puedes hacer es cumplir con ella con compromiso, responsabilidad, dignidad y sobre todo honestidad. No hay nada mejor que la satisfacción de crecer como persona y sobre todo como profesional para sentirse una persona realizada y además para lograr obtener cada vez un mejor puesto que ayude financieramente a una mejor calidad de vida.



Bibliografía
Cárdenas, L. (2011). Aristóteles: retórica, pasiones y persuación. Colombia: Editorial San Pablo.
Gómez, R. (2008). Filosofía y ciudadanía. España: Editex.
Horngre, C. (2004). Contabilidad. Un enfoque aplicado a México. México: Pearson educación.
Horngre, C., Sundem, G., & Stratton, W. (2006). Contabilidad Administrativa. México: Pearson educación.
Olmeda, M. (2007). Ética profesional en el ejercicio del derecho. México: Miguel Ángel Porrúa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada